El Local

Si La Tramoya es un estado de ánimo, sus noches son una burbuja de magia de la risa y del buen humor. El cuidado del cliente y su aclimatación son el primer punto de partida y esta complicidad se crea desde el principio. Un equipo de camareros llenos de simpatía se encarga de recibir y acompañar a cada cliente a su mesa y atenderles en todo lo que deseen. Éste es el primer pilar para crear ese estado de ánimo que caracteriza las noches de La Tramoya. La continuación es un movimiento constante, un ir y venir de personas y camareros que aseguran el disfrute del local durante el transcurso de la cena.

 

Con los postres, empieza el show…